Que no te quiten el sueño, de Eduard Estivill

Hace unas semanas, después de leer el libro Qué hace la gente exitosa antes del desayuno, de Laura Vanderkam, me propuse añadir a mi rutina diaria el hábito de levantarme más temprano. Lo que pretendía conseguir era alcanzar los objetivos que me estaba marcando en el terreno laboral y personal. Las conclusiones las publicaré en una nueva entrada el jueves, porque hoy de lo que os quiero hablar es de un tema que me preocupaba bastante relacionado con levantarnos temprano: el sueño. En un apartado de la reseña, os decía que, para madrugar, casi que era necesario programar el...

Qué hace la gente exitosa antes del desayuno, de Laura Vanderkam

En colaboración con Wear it slow | Mi despertador suele sonar alrededor de las 7:30. Por lo general, lo apago rápidamente y… lo confieso: me doy un rato más en la cama. Eso implica que todo lo que tengo en mente para ese día vaya con retraso desde primera hora; que tenga que correr más de la cuenta sin darle a cada actividad el tiempo que necesita; y que renuncie a cosas prescindibles en ese momento, pero que me gustaría hacer. Puede que sepas a qué me estoy refiriendo: ejercicio, cuidado personal más allá de la ducha, desayuno pausado,...

Qué hay en tu armario

Qué hay en tu armario

Esta semana se celebra la Semana de la Movilidad Europea y Andreyna, de Trendy & Green, me ha invitado a ofrecer un taller sobre moda sostenible en el marco de Parking Day en Madrid 2018. Será el próximo viernes, 21 de septiembre, a las 17:30 horas, en la calle Apodaca, número 8. Cuando me hizo la invitación pensé que era una buena oportunidad para presentar las conclusiones de las entrevistas sobre moda que he estado haciendo este verano para el blog. Mi armario cápsula de otoño 2018 Haciendo inventario de ropa Para empezar, lo primero que vamos a hacer...

La historia de mi primer reportaje: “Memorias de la guerra”

No creáis que os voy a contar una historia del año de maricastaña. De la publicación de mi primer reportaje ¿solo? han pasado 12 años y “Memorias de la guerra” era el título con el que lo bauticé. Estaba a punto de licenciarme y conseguí ese trabajo un día que repartía mi currículum en periódicos locales. En aquella ocasión, llamé a la puerta de Getafe Capital, una chica me abrió, cogió aquel papel con las cuatro cosas que había hecho hasta entonces y me dijo que esperara sentada en una sala. Era raro porque me había presentado sin avisar...

Volver arriba