Nadie es culpable para siempre (parte II)

Dice la psicóloga María José Álava Reyes, que “la base de todo está en saber perdonarnos”. Según Reyes, “querernos mejor es la clave que nos ayuda a dar el impulso, y controlar y coger las riendas de nuestra vida es lo que nos permitirá dar ese paso tan importante, que es el paso hacia la felicidad”.  Puedes leer aquí la parte I de este relato Parte II Cuando creyó que podría estirarse cómodamente, llegó su compañera de asiento como elefante en una cacharrería, dándole con el bolso en la cara y armando un revuelo impresionante. Sin darse cuenta, tres segundos...

Nadie es culpable para siempre (parte I)

Dice la profesora americana Brene Brown que culpar es descargar nuestro malestar y dolor acerca de una situación sobre otras personas, o incluso sobre nosotros mismos. La culpa da sensación de control, justo lo contrario que sucede cuando nos responsabilizamos de lo que sucede porque, entonces, nos sentimos vulnerables. Parte I Por tercera vez esa semana, Germán puso a calentar un bote de fabada. Desde que se separara de su mujer medio año atrás, las conservas eran el único menú de su dieta. Alternaba las legumbres a la hora de la comida con las latas de pescado en la cena. Añoraba los guisos de...

Secuelas de la guerra (relato)

El primer reportaje que escribí se titulaba Memorias de la guerra, se publicó en el periódico local Getafe Capital en abril de 2005 y rememoraba la historia de la contienda en Getafe, uno de los pueblos del sur de Madrid con más historia de esta época. Estaba a punto de licenciarme en Periodismo y conseguí ese trabajo un día que repartía mi currículum en periódicos locales. Fue toda una sorpresa cuando, al llamar a la puerta de Getafe Capital, me hicieron esperar en una sala y, unos minutos después, la chica que me había abierto la puerta me dijo que pasara a ver al director. Me recibió...

Colectivo Detroit: La declaración

El día que por fin me atreví, ella estaba sentada en la parada del autobús a una hora que no era la usual. Su pelo esponjoso y abultado por la humedad le daba un aire infantil; estaba enfrascada en un libro y, de vez en cuando, hacía algunos mohines e incluso emitía alguna carcajada corta. Hacía dos meses que la veía en el mismo lugar, siempre a las 8, cuando yo paraba en el semáforo que coincidía con la parada 141 del 28, donde ella esperaba. Cada día de aquellos 61 quise acercarme aunque solo fuera para percibir su...

Colectivo Detroit: Ser de (sin la A)

Sin la A Se me ocurren muchos motivos por los que volver, pero el primero que cruzó mi mente fue ese sendero bohemio que definiste por mí, ese en el que pude descubrir los escondites de quienes deciden que es en ese sitio donde quieren consumir su tiempo. Conoces mi opinión sobre los folletos que venden recorridos por el mundo repletos de monumentos. No coinciden conmigo ni con mi modo de vivir. Yo prefiero perderme en el metro, oler flores en los comercios, revolver tenderetes llenos de gente, sorprenderme con un nuevo descubrimiento, beber un té frío en el...

Volver arriba