La reina de los helados, de Susan Jane Gilman

La reina de los helados

Una mujer emprendedora que logra construir un imperio

Este libro está incluido en la selección que hago para la sección de lecturas de la revista La Red en el número de septiembre de 2019.

La noche en que la pequeña Malka huyó de Rusia con su familia y 200 rublos escondidos en el forro del abrigo, el plan era reunirse en Ciudad del Cabo con un familiar al que nunca llegarían a ver. Era el año 1913 y, por una serie de casualidades más o menos orquestadas, el lugar en el que finalmente desembarcaron fue América.

Instalada en el Lower East Side de Manhattan junto a sus padres, sus tres hermanas y un numeroso colectivo de inmigrantes judíos, la vida idílica de la tierra prometida resultó ser un fiasco en toda regla, una lucha por la supervivencia, y una manera poco deseable de desafiar a la creatividad para comer todos los días.

¿Qué podría ofrecer yo a los demás? Aún no había aprendido a cocinar ni a coser […] ¿Por qué podrían pagarnos?

Sin recursos ni apoyo y con el imperativo de ganarse el sustento, las Hermanitas Músicas y Limpiadoras Bialystoker (Malka y Flora) empezaron a ganar unos peniques recorriendo el vecindario con cantos, bailes y ofreciéndose en las tareas domésticas.

Fue en el Lower Manhatan donde empecé a aprender marketing. A no tener vergüenza. A ser distinta. Y a no apelar a la cabeza, sino a las emociones.

Y, cuando se suponía que las cosas no podían ir peor, el padre de Malka se marchó sin dejar rastro y ella sufrió un aparatoso accidente con el coche de caballos del señor Dinello que la dejaría tocada de una pierna para el resto de su vida.

El abandono de su padre y el rechazo de su madre tras el atropello supusieron un nuevo cambio de rumbo en el destino de Malka: poco antes de que la enviaran al orfanato, la familia Dinello decidió hacerse cargo de ella.

Fue con estos inmigrantes italianos, embajadores del helado en Manhattan, con quienes Malka aprendería el oficio desde el banco de la cocina en el que la instalaron. Empezó observando, catando lo que la dejaban y haciendo de chica para todo mientras forjaba un gran carácter a la sombra el abandono de su propia familia y de la frialdad de la familia de acogida. Aun así, los Dinello acabarían dándole a Malka una buena educación, su nombre americano, Lillian, y una pasión: el negocio de los helados.

Pero la historia de la reina de los helados empieza oficialmente cuando Lillian se casa con Bert Dunkle y, de la nada más absoluta, comienzan a dar forma al negocio. Los Dunkle vadean contratiempos, escasez y la historia misma con creatividad, innovación constante y el increíble sentido de los negocios de Lillian.

El aire es lo que consigue nuestro margen de beneficios. Cuanto más aire consigas meter en el helado, más podrás alargar los ingredientes.

En las páginas de la novela, hay lecciones de marketing, de publicidad, de estrategia en los negocios y de comunicación de crisis. Todo ello enlazado con los grandes acontecimientos históricos del siglo XX, y con otros que afectaron al sector heladero, como la transformación industrial del sector, la falta de materias primas o las crisis de reputación.

¡Qué gran golpe publicitario! De una sola e ingeniosa tacada, establecí Dunkle’s como la marca de helados más de confianza y sana del país.

Además de todo esto, a lo largo del libro, la protagonista reflexiona sobre cuestiones clave a las que se enfrenta toda emprendedora en algún momento: el descanso, el fracaso, el éxito, la maternidad o el techo de cristal.

Pero, ¿cómo iba a descansar, por Dios, si era la reina de los helados? A veces tenía la sensación de que dentro de mí subía y bajaba una montaña rusa imparable, a toda velocidad.

Con lo cual, una novela sobre emprendimiento poco edulcorada, tirando a cruda; con sus cosas buenas, alegrías, tantos y triunfos, pero dejando espacio también a las penas, los tropiezos, los errores y los vuelta a empezar. Quizá os suene.

Todo el mundo piensa que cuando llegas a la cima puedes estirarte en un diván con un Mai Tai. Pues no, para nada. El éxito no es un montañismo. El éxito es una rueda que gira.

Biblioterapia

Esta novela está recomendada para lectoras a las que les guste leer sobre historias de vida, emprendimiento y negocios. A pesar de ser un libro de ficción, la protagonista ofrece una masterclass en estrategia de negocio y marketing.

Si te gusta este libro, también te gustará…

Comprar La reina de los helados, de Susan Jane Gilman.

1 comentario

  1. […] La reina de los helados, de Susan Jane Gilman (septiembre 2019) […]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba