After, de Anna Todd

El verano es una de esas épocas del año en las que me apetece leer cosas ligeras y de fácil digestión. En esta ocasión,  para asegurarme de que acertaba, le pregunté a Google: lecturas de verano 2016. Revisé varias listas que compartían títulos como Instrumental, de James Rhodes; el nuevo de Jöel Dicker (del que me leí La verdad sobre el caso Harry Quebert en 2014); La chica del tren, de Paula Hawkins; … Sumando aquellos que ya había leído y otros que no me llamaban la atención, fui a parar a una serie de una escritora súper joven...

Un final para Rachel, de Jesse Andrews

Sé que he dicho por activa y por pasiva que las novelas protagonizadas por adolescentes no son lo mío. Y sé que entre finales de 2014 y este año he leído más  novelas de este tipo que en toda mi vida. Tampoco os creáis, que serán 4 ó 5, pero es que anteriormente me las pasaba por alto. Lo reconozco, no sé qué me pasa. Tampoco es que haya cambiado de opinión acerca del asunto, pero es que en las novelas de este tipo me he ido encontrando con adolescentes que me han tocado de alguna manera: Charlie, de...

Heima es hogar en islandés, de Laia Soler

Me ocurre muchas veces. Escucho una palabra nueva y me quedo ahí un rato, repitiéndola mentalmente. Heima, heima, heima. ¿No pensáis que es una palabra preciosa? A mí, desde luego, me lo parece. Pues, Heima es hogar en islandés y, además, la frase al completo conforma el título de la segunda novela de Laia Soler. Los que soléis seguir blogs de literatura probablemente la habréis visto reseñada ya en un montón de sitios. Yo llegué a ella gracias al Club de Lectura de mi madrina, del blog Valen más mil palabras que una imagen. Y la verdad es que...

Las ventajas de ser un marginado, Stephen Chbosky

Las ventajas de ser un marginado

La verdad es que no soy muy dada a leer novelas protagonizadas por adolescentes. Me siento poco identificada con ellos porque creo que los caracteres que se les otorga están en cierta medida bastante alejados de la realidad de un adolescente tipo. Sin embargo, este año (es lo bonito de pertenecer a un club de lectura) he leído más de un libro de esta clase. Por ejemplo, he lidiado con Holden, de El guardián entre el centeno, y con los adolescentes de la Nada de Janne Teller, especialmente con Pierre Anthon. Así que cuando se decidió por unanimidad en...

Volver arriba