El jardín tropical de la Estación del Mediodía (Atocha)

Hace unas semanas, la media langosta y yo quedamos en la estación de Atocha para hacer una entrega de unas cosas que vendíamos por Wallapop. Yo paso por esta estación todos los días de camino al trabajo pero pocas veces la piso o voy tan deprisa de un sitio a otro que apenas reparo en ella. Por eso, el otro día, que tuvimos un ratito, estuvimos explorando.

Vista del jardín tropical de Atocha


Desde el año 1992, cuando se inauguró la primera línea de alta velocidad en España (Madrid-Sevilla), Atocha tiene dos estaciones diferentes: Puerta de Atocha, desde donde salen y llegan los AVE y los trenes de larga distancia; y Cercanías, la zona en la que se cruzan todas las líneas que distribuyen pasajeros en el entorno de Madrid (también algunos de media y larga distancia, pero en menor medida).

Además de estas, por la entrada de la calle Méndez Álvaro, se encuentra escondida una tercera terminal que hoy en día no recibe trenes pero que fue la estación original, conocida como la Estación del Mediodía (a algunos os sonará del Monopoly;).

Entrada y salida a la antigua Estación del Mediodía desde la calle Méndez Ávaro

Ahora, esta zona es de paso y acceso a las nuevas estaciones y, en ella, se situó un jardín tropical invernadero gigante bajo la estructura metálica y acristalada de la antigua Estación del Mediodía. El jardín ocupa 4.000 metros cuadrados y está formado por más de 200 especies de carácter tropical y subtropical.

También hay un estanque repleto de tortugas y otros animales acuáticos. De hecho, ha habido problemas porque parece ser que la gente abandona tortugas que en su mayoría son de especies prohibidas y que están poniendo en alerta al administrador de la infraestructura (ADIF) porque ¡se comen entre ellas! En fin, desde aquí un llamamiento: sed responsables con los animales que compráis, adoptáis, etc., no se trata de un juego.

Tortugas en el estanque del jardín

Pero lo que más me llamó la atención de la reconversión de la antigua estación, además de que en conjunto es original, equilibrada y preciosa a la vista por la mezcla de colores, la arquitectura, la historia (dicen que el primer tren que partió de la estación tenía como destino Aranjuez, el conocido como “Tren de la Fresa”), la preciosa cristalera, la combinación de elementos modernos y antiguos y de naturaleza con construcciones potentes, es la actividad que tiene.

La estación está muy transitada y hay gente con maletas y bultos arriba y abajo constantemente, otros esperan a que llegue su tren o que alguien venga a recogerlos. Algunos, sin más, y esto es lo que más me gustó, son vecinos de la zona que se sientan en la estación como si bajaran al parque. Con un añadido: en la estación hay mucho con lo que entretenerse, mucha gente que va y viene, muchas anécdotas y, además, por las plantas, siempre se está a una temperatura  de entre 22 y 24 grados, estupendo para pasar la tarde, ¿no creéis?

Abajo a la derecha, gente esperando y disfrutando de la tarde
Excursiones Comunidad de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba